Abuelito se quedó sin trabajo por coronavirus y ahora vive en la calle con su perro.

La conmovedora historia de amor entre un abuelito y su inseparable mascota ha motivado las muestras de solidaridad de muchos usuarios de las redes sociales.

Las consecuencias de la cuarentena por el coronavirus no solo son físicas, también son económicas y han sumido a cientos de familias en una terrible pobreza.

Abuelito vive en la calle con su perro
Abuelito vive en la calle con su perro

El caso de este abuelito de Puebla, México, quien laboraba en una tienda y que fue despedido por las actuales circunstancias económicas.

La usuaria kaymastretta informó en su cuenta Twitter que este hombre México trabajaba en una tienda por departamentos, sin embargo, debido a la pandemia fue despedido.

Aparentemente el hombre tuvo que abandonar su hogar debido a que no pudo seguir pagando la renta, y como consecuencia terminó viviendo en la calle al lado de su fiel amigo, un perro llamado Canelo.

En la foto se puede observar al hombre sentado en una banqueta, acariciando a su perro dormido, quien está acostado sobre la bolsa que contiene todas sus pertenencias.

Esta historia se volvió viral y despertó la solidaridad de las redes sociales, quienes rápidamente pidieron los datos del señor para proveerle ayuda con ropa y comida.

Mastretta agradeció las muestras de apoyo con el hoy indigente. “El señor está viviendo en la calle, no tiene donde cocinar o guardar cosas, lo que tiene lo carga para todos lados”, precisó.

Afortunadamente, hoy don Jorge y su fiel Canelo reciben el apoyo constante de algunos usuarios de Twitter, según reporta un medio de comunicación local.

Sin embargo, este no es el único caso de personas que han empezado a vivir en la calle a raíz de la pandemia y la crisis económica. Apoyemos si podemos.

Visita también:

Final feliz para perrito que esperaba a su amo afuera de hospital en Lima.

Venció al coronavirus pero sus vecinos lo golpearon y quemaron su casa para que se vaya del barrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *