‘Chato’, el perrito que espera hace un mes a su dueño en el hospital sin saber que ya falleció.

‘Chato’ es el nombre del perrito protagonista de esta triste historia y que se esta compartiendo a través de Facebook al que muchos lo han comparado con ‘Hachiko’, el fiel perro japones que esperó a su dueño en una estación de tren hasta varios años después de su fallecimiento.

La historia de ‘Chato’ es contada por Manuel Fernández, un paciente del Hospital Regional de Huacho – Perú.

Según la publicación de Facebook, este fiel perrito tendría casi un mes en el Hospital Regional de Huacho esperando a que su dueño salga de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), sin embargo, lo triste de la noticia es que el dueño ya habría fallecido hace algunos días.

La publicación detalla que varias personas han visto a ‘Chato’ con problemas de desnutrición, muy desaseado y hasta con garrapatas.

‘SIEMPRE A TU LADO’
“CHATO” LLEVA UN MES ESPERANDO A SU AMO EN CUIDADOS INTENSIVOS DEL HOSPITAL REGIONAL DE HUACHO

– Se supo que el dueño del perro ya falleció pero lo sigue esperando.

La versión peruana de “Hachi” el perro japonés se registra en Huacho. Un perro criollo de nombre “Chato” es el protagonista de esta historia que se asemeja al del fiel y leal can japonés “Hachiko”, que esperó a su amo en una estación del tren, incluso muchos años después de su muerte.

La fotografía subida al Facebook por un paciente del hospital regional de Huacho de nombre Manuel Fernández, se ha viralizado rápidamente causando diversas reacciones de los cibernautas. Según la descripción de la foto, “Chato” permanece ya casi por treinta días en el hospital huachano esperando que su dueño salga de UCI. La triste mascota no sabe que él ha fallecido.

las personas que lo ven piden que algún alma o institución caritativa se apiade de su caso y le brinde un hogar para siempre.

Fuente: ICA REC

Visita también:

Video: Perro fingía no poder caminar para engañar a la gente pero la verdad salió a la luz.

Cazador de leones y jirafas fue comido vivo por cocodrilos en África.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *