Extracción de granuloma por uña encarnada. (Video)

El Granuloma piogénico o también conocido con el nombre de hemangioma capilar lobular, es una protuberancia de color rojiza en la piel, benigna, formado por numerosos vasos sanguíneos que a la manipulación sangran con facilidad. Para los podólogos es frecuente encontrarlo en la zona periungueal, es decir alrededor de la uña.

La etiopatogenia o las causas que la producen, no se sabe muy bien, pero normalmente se produce después de una herida o traumatismo, por ejemplo una reacción de una uña incarnata (porque me he cortado mal las uñas,o bien que la forma de mi uña no es la correcta), también se dan en algunos casos después de una intervención quirúrgica de la uña.

La evolución y crecimiento es muy rápida, en días podemos encontrarnos con ella, y también es más frecuente en niños, con problemas de sudoración, con problemas biomecánicas y en algunos casos en edad adulta.

Forma de tratamiento a priori es quirúrgica, pero en algunos casos debemos saber cual es la causa. Se  actuara realizando una buena praxis de limpieza eliminando el trozo de uña que se nos clava, siempre sin dolor, y posteriormente curas con algún producto antiséptico o con alguna pomada, si el podólogo o personal sanitario que lo visite cree oportuno.

Los signos y síntomas del granuloma anular pueden variar, dependiendo del tipo:
Localizado. Este es el tipo más común de granuloma anular. Los bordes del bulto (lesión) tienen una forma circular o semicircular, con un diámetro de hasta 2 pulgadas (5 centímetros). Las lesiones aparecen con mayor frecuencia en las manos, los pies, las muñecas y los tobillos de los adultos jóvenes.

Generalizado. Es poco frecuente y normalmente afecta a los adultos. Provoca protuberancias que forman un salpullido en la mayor parte del cuerpo, incluyendo el tronco, los brazos y las piernas. El salpullido puede causar molestias o picazón.

Debajo de la piel. Un tipo que suele afectar a los niños pequeños se denomina granuloma anular subcutáneo. Produce bultos firmes y pequeños debajo de la piel en lugar de una erupción cutánea. Los bultos se forman en las manos, las espinillas y el cuero cabelludo.

El tratamiento quirúrgico, es una buena opción por indolor, por régimen ambulatorio y por la rapidez de curación.
También existen otros tipos de tratamiento como la electrocoagulación, crioterapia o tratamiento con láser, pero la curación no es tan rápida.

Mira un video referencial a continuación:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *