Niña escribió una carta a ‘Dios’ por su perro fallecido y recibió una hermosa respuesta.

En Texas, Estados Unidos, una familia sufrió la pérdida de su mascota, pero en su historia seguramente recuperará por completo su fe en Dios y en la humanidad.

Sin que podamos constatar si es real como se afirma (con fotos incluidas) o si se trata sólo de un hermoso relato. Sea lo uno o lo otro, merece la pena leerla y el mensaje que conlleva.

Pidió a Dios por su perro fallecido
Pidió a Dios por su perro fallecido

La madre de la una niña de 4 años relata que su perra Abbey, murió tras sufrir una enfermedad, con 14 años. Un día después de haber fallecido, su hija Meredith estaba llorando hablando de cuánto la echaba de menos.

Entonces, la niña le preguntó si podía escribirle una carta a Dios, y estas fueron las palabras que quedaron escritas en el papel:

Querido Dios:

¿Podrías cuidar bien de mi perra?, ella murió ayer y está ahora contigo en el cielo. La extraño muchísimo. Estoy feliz porque me dejaste tenerla hasta que ella enfermó. Espero que juegues con Abbey, le gusta correr tras las pelotas y nadar. Te envío una foto de ella para que cuando la veas sepas que es mi perra. La echo mucho de menos.

Con amor Meredith

PD : Mamá escribió la carta pero yo se la iba diciendo.

La pusieron en un sobre con dos fotos de Abbey y lo dirigieron a “Dios en el cielo”. Le pusieron su dirección en el remitente. Entonces Meredith pegó varios sellos en el sobre (porque “harán falta muchos sellos para que una carta llegue hasta el cielo”) y esa misma tarde le echaron al buzón del correo.

Durante algunos días Meredith le preguntaba a menudo a su madre si creía que Dios ya había recibido la carta. “Creo que sí” le decía ella.

Entonces encontraron un pequeño paquete con una estrella dorada en la puerta de la casa, dirigido a Meredith. Estaba escrito con un tipo de letra que no pertenecía a nadie de la familia.

Meredith lo abrió. Dentro estaba la carta que la niña le había enviado a Dios con la foto que ella puso de Abbey, junto con esta nota:

Querida Meredith:

Abbey llegó a salvo al cielo. Tener la foto fue de gran ayuda, la reconocí de inmediato. Abbey ya no está enferma, su espíritu está conmigo al igual que también está en tu corazón. Abbey era feliz de ser tu perra.

Como no necesitamos nuestros cuerpo aquí en el cielo, no tengo bolsillos donde guardar la foto que me enviaste, así que te la envío de vuelta para que tengas algo con qué recordarla. Gracias por tu hermosa carta, y agradécele a tu mamá por ayudarte a escribirla. Tienes una mamá maravillosa que yo especialmente elegí para ti.

Te mando mis bendiciones y recuerda que te amo muchísimo. Por cierto, soy muy fácil de encontrar, estoy donde quiera que haya verdadero amor.

Te quiere, Dios.

PD: Escrito por un ángel especial al que Dios le dictó estas palabras. Publicación ProtestanteDigital

Visita también:

La historia del perro que excavó y salió de su propia tumba tras aplicarle una inyección letal, ahora se encuentra en adopción.

Con movimientos estilo “Karate Kid” un hombre se defiende del ataque de dos perros. (Video)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *