Una abuela pensó que su celular estaba roto, pero en realidad sus hijos nunca la llamaban. (Video)

A través de las redes sociales se viralizo la triste escena de una abuelita acudiera a un servicio técnico en la ciudad de México asegurando que su teléfono celular no funcionaba, debido a que sus hijos no la habían llamado hace más de un año. No obstante, el dispositivo trabajaba correctamente.

Aunque a simple vista el teléfono parecía estar en perfectas condiciones, a la abuelita se le hacía muy extraño que desde hace un año sus hijos no la llamaban y por eso creyó que quizás había alguna falla.

En un comienzo un vendedor le cobraba 1500 pesos mexicanos (73 dólares aproximadamente) por la supuesta reparación, pero ella al no tener ese dinero se fue. Sin embargo, otro trabajador la detuvo y le pidió que le explicara cuál era el problema.

Entre lágrimas, la abuelita le contó que quería reparar su celular, pero que no le alcanzaba. Él se ofreció a ayudarle sin cobrarle un peso, solo le pidió que se lo dejara para revisarlo.

Cuando la mujer se fue, el vendedor aprovechó para probar el celular y llamar a uno de sus hijos: “Lo único que quiere es hablar con ustedes. No sé si pueda hacerle ese milagro”, dijo el joven.

La idea habría funcionado pues días después la abuelita regresó por su celular acompañada por su hijo. La conmovedora situación se hizo viral en Internet y cientos de internautas han hecho un llamado sobre la importancia de no abandonar a sus padres cuando son adultos mayores.

-“Que clase de personas son sus hijos, Porque no fueron a ver a su mamá si que paso con ella”,

-“Podemos abandonar mil cosas, dejar de lado mil más pero a papá y a mamá no, a los padres no se les abandona ¡Jamás!”.

-“Una madre es una madre , buena, mala simplemente salió de su vientre hay hijos que son mal agradecido nadie fuera de su casa conoces su pasado en mi opinión todas queremos lo mejor para nuestro hijo”, fueron algunos comentarios en las redes.

Mira el video a continuación:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *