Niño visita el refugio y adopta al perro más viejo para darle felicidad en sus últimos días.

El niño visita el refugio y adopta al perro más viejo de 14 años que había estado esperando tanto tiempo para volver a sentir el calor de un hogar.

En noviembre de 2017 Shey, el caniche miniatura de 14 años, fue dejado en el refugio de Rescate de Animales de Iowa por la razón más triste: su familia se mudaba y no lo llevaban con ellos.

El niño visita el refugio y adopta al perro más viejo de 14 años
El niño visita el refugio y adopta al perro más viejo de 14 años

Durante los siguientes cuatro meses, Shey esperó y esperó en el refugio a que alguien lo recogiera. Padecía una enfermedad dental y nunca había sido castrado, por lo que el rescate lo programó para la cirugía y el cuidado veterinario. Solo uno de sus dientes no estaba completamente podrido.

Siendo sordo, medio ciego y casi completamente sin dientes, no era exactamente el candidato ideal para ser adoptado.

Pero cuando un niño llamado Tristán llegó una noche, nada de eso importaba. Él y su madre estaban buscando un perro pequeño que amara los mimos, y el personal del refugio sabía que Shey sería el perro perfecto.

“Shey es súper dulce y quiere estar cerca de la gente todo el tiempo”, dijo a The Dodo Jessica Jorgenson, coordinadora de contenido digital para el rescate.

Tristán tomó asiento con entusiasmo, listo para conocer a su nuevo amigo. Cuando el personal colocó a Shey en el regazo de Tristan, la expresión del rostro del niño fue de pura alegría.

“Shey esta muy cómodo con Tristan desde el principio”, dijo Jorgenson.

Mientras el personal de adopción revisaba algunas de las necesidades especiales de Shey, Tristan mantuvo cada palabra, claramente dispuesto a hacer todo lo que pudiera por el dulce perrito acurrucado en su regazo.

“Comprendió que Shey no podía escuchar lo que estaba pasando y que no podía ver las cosas con claridad, por lo que fue muy lento con sus acciones”, dijo Jorgenson. “Era muy respetuoso con lo que Shey podía y no podía manejar”.

Al revisar el historial médico de Shey, Tristan incluso sacó un calendario de su teléfono y comenzó a anotar cuando tenía que llevarlo al veterinario para futuras vacunas. Le contó al personal todo sobre el lugar especial en su habitación que él también le había preparado.

“Estaba tan atento a las necesidades especiales de Shey”, agregó Jorgenson. “Tristán es muy maduro para su edad y le hizo un montón de preguntas”.

Al ver qué tan listo estaba el perro para el perro, fue una obviedad, y el hecho de que él fuera tan responsable de adoptar a un perro mayor era solo otra ventaja.

Ahora, cómodamente en casa con su familia, está claro que Shey ya ha encontrado un nuevo lugar favorito: en los brazos de Tristan.

Aunque la espera de Shey por una familia tardó meses en ser abandonada, Tristan está haciendo todo lo posible para recuperar el tiempo perdido.

Aunque ambos fueron muy felices el tiempo que estuvieron juntos, llego el momento que todos temían y que tenia que pasar, el refugio publico en su página la dolorosa noticia: “Lamentamos decir que Shey falleció recientemente”.

Nuevamente acudieron al refugio, y el niño se prendó de otro perro llamado Gus. Al igual que Shey, era enfermo y mayor. En un momento Tristan rompió a llorar al recordar todo lo vivido con Shey, todo era demasiado para su gran corazón. Increíblemente el perrito se acercó a él y lamió sus lágrimas.

“Estamos tan contentos de que Tristan ahora tenga un nuevo amigo para ayudar a sanar su corazón, y que Gus tenga a un niño tan increíble para amar”, concluyó Jessica.

Visita también:

Hizo su examen para convertirse en perro policía pero no lo aceptaron por ser demasiado cariñoso.

Perrita abandonada en un refugio reconoce a sus dueños pensando que habían regresado por ella, pero en realidad fueron a adoptar a otro perro. (Video)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *